Cookies: lo bueno, lo feo y el malo (caso Facebook)

No nos referimos a las galletas del desayuno, sino a las que tienes en tu ordenador.

Cuando navegamos por internet, y accedemos a sitios en los que hemos estado antes, podemos ver que si configuramos un modo de visualización, unos parámetros de búsqueda u otras cosas, al volver a acceder a ese sitio se conservan nuestras preferencias. ¿Es magia? ¿Cómo sabe qué somos nosotros la siguiente vez? La respuesta a esto la tienen las cookies.

¿Qué son?

Las cookies son fragmentos de información que se guardan en nuestro ordenador por medio del <acronym title=”Un navegador (también llamado navegador web o de Internet) es el programa que permite visualizar los contenidos de las páginas Web en Internet. También se conoce con el nombre de browser. Algunos ejemplos de navegadores Web son: Internet Explorer, Netscape Navigator, Opera, etc.”>navegador cuando visitamos un sitio web. Por ejemplo, si en una página puedes elegir el color del fondo, ese dato se guarda para que las siguientes veces que accedas, se te presente la página de la forma que se sabe que prefieres verla.

Como pueden almacenar información en nuestro ordenador sin que nos demos cuenta, las cookies deben cumplir una serie de características para que no resulten peligrosas, como por ejemplo, almacenar sólo texto, nada de imágenes o archivos ejecutables. También tienen una fecha de caducidad, que es el tiempo que se conservará en el navegador, y cuando se cumpla se borrará. Si no se indica fecha, la cookie se elimina al cerrar el navegador.

Si se utiliza más de un navegador, cada uno tendrá su propio almacén de cookies. Por tanto, no se utilizan para identificar personas concretas, sino que identifican la combinación cuenta de usuario del sitio web + ordenador + navegador.

Lo bueno

Las ventajas que aportan las cookies es la navegación de forma más personalizada, como ya hemos dicho, pueden guardar las opciones de configuración que tengas en un sitio web y mostrártelo así la siguiente vez que accedas, evitándote el volver a tener que configurarlo.

También puede ser útil en tiendas online o similares, cuando seleccionas productos para comprar y surge algún problema que te impide acabar el proceso. Cuando vuelvas a acceder, te puede recordar las cosas que tenías en tu «cesta», evitando que tengas que buscar los productos de nuevo.

Lo feo

La principal crítica que tienen es que pueden ser usadas para invadir tu intimidad, en el sentido de que algunas cookies pueden ser creadas para detectar las páginas que visitas durante tu navegación por Internet, de forma que se crea un perfil de usuario, esto es, aunque no tengan datos personales como tu nombre y dirección, con esas pautas de navegación se puede deducir si eres hombre, mujer, joven, adulto… Y cuáles son tus gustos.

Conociendo esto, empresas interesadas te pueden ofrecer productos que crean que son de tu interés mientras navegas o almacenar esa información para crear campañas publicitarias.

El malo (caso Facebook)

La polémica más reciente ha venido por parte de Facebook, donde se ha descubierto que al cerrar tu sesión en la red social, no se eliminan algunas cookies, que es la práctica habitual cuando te desconectas de un sitio. Por tanto con los datos que quedan en las cookies sin borrar, es posible identificar la sesión de un usuario sin que esté conectado. Lo que tiene consecuencias negativas como, por ejemplo, que se publiquen actualizaciones en tu estado por parte de aplicaciones, sin que estés registrado, o que al visitar páginas externas que contengan el botón “Me gusta” o de compartir un contenido en tu Muro, se pueda identificar la sesión del usuario y recogerse información de tu navegación. (En declaraciones oficiales de Facebook indican que están trabajando para eliminar estos fallos y prometen una solución en las próximas horas)

Tratamiento

Desde tu navegador, puedes configurar cómo quieres tratar las cookies. Según el que utilices (Firefox, Internet Explorer…), puedes tener opciones similares a estas:

  • Rechazarlas siempre
  • Preguntarme qué hacer con cada cookie
  • Señalar que cookies aceptar o rechazar siempre.
  • Aceptarlas siempre
Fuente: Oficina de Seguridad del Internauta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: